Magdalenas de almendra, cacao y girasol

Sería un poco pretencioso por nuestra parte decir que hemos encontrado la magdalena de chocolate definitiva, pero sí os diré que al menso es la definitiva de las que nosotros somos capaces de inventar basándonos en nuestro viejo conocido el bizcocho 1,2,3. En esta ocasión hemos mantenido la fórmula de medir los ingredientes con el envase del yogur, pero no es 1,2, 3, sino más bien 1, 2, 1,1,1'5.

Comprenderéis que este galimatías queda un poco raro como nombre de una receta, por mucho que nos hubiera gustado plantearlo como homenaje a la ópera prima de George Lucas. Así que lo nombraremos magdalena y lo apellidaremos con la lista de ingredientes. Vayamos por partes: el cacao en polvo (si es de una determinada marca de la vecina localidad de Villajoyosa mejor que mejor) se está conviertiendo en uno de mis ingredientes favoritos para chocolatear cualquier cosa repostera. Como está desengrasado y desazucarado es una bomba de sabor que apenas afecta, en mi opinión, a las proporciones de otros ingredientes como el azúcar o el aceite. De la almendra molida poco tenemos que decir, ya sabéis que nos encanta, la hemos puesto en dulce y en salado, y volverá a aparecer más veces. Hoy le da un toque estupendo a nuestras magdalenas. Y el aceite de girasol, al ser más suave, no se nota en el sabor, así que por una vez nos apeamos de la defensa a ultranza de la oliva. Y para rematar, confesamos este pecadillo añadiendo unas pipas que nos gustaron por su toque salado y crujiente. Vamos, que con todo este batiburrillo, nos salieron muy bien y fueron un gran éxito. Si fue talento o casualidad, lo dirán los siguientes intentos. Yo me inclino más por lo segundo. Ya os contaré.



Bueno, vamos con la receta, superfácil como casi siempre:

Ingredientes (para una docena de hermosas magdalenas):

4 huevos (de gallinas felices) si son más bien pequeños, 3 si son más grandecitos (toma exactitud)
1 sobre de levadura química
1 yogur natural (yo usé un activia de cereales que había por la nevera)
1 medida del vaso de yogur de aceite de girasol
2 medidas idem. de azúcar
1 medida idem. de cacao puro en polvo
1 medida idem. de almendra molida
1 medida y media idem. de harina (será un poco más dependiendo de la cantidad de huevos)
Un puñado generoso de pipas peladas

Preparación:

1. Enciende el horno a 200º y pon música.
2. Bate enérgicamente los huevos con el yogur.
3. Añade el azúcar y bate hasta conseguir una mezcla espumosa y pálida.
4. Añade el cacao y bate. Añade la almendra y bate. Añade la levadura y bate.
5. Añade una medida de harina y bate. Añade el aceite y bate de nuevo.
6. La masa debe quedar espesa, que le cueste caer de la cuchara cuando la saques del bol, pero no mazacote. Si la ves muy líquida, añade un poco de harina.
7. Coloca papeles de magdalena en los moldes que suelas utilizar. Llénalos con la masa hasta 2/3 de su capacidad.
8. Espolvorea las pipas sobre ellas.
9. Hornea a 180º entre 20 y 25 minutos (depende del horno, las pruebas dirán, pero el chocolate hace que puedan quedar algo húmedas por dentro y no pase nada)
10. Híncales el diente en cuanto se enfríen.

Comentarios

Entradas populares