domingo, 30 de abril de 2017

Bundt Cake de naranja y hierbas del campo para el #asaltablogs


Por aquí es costumbre salir al campo en los días finales de la Semana Santa, en algunos sitios el domingo de Pascua, en otros el lunes, que para los que no lo sepan aquí en la Comunidad Valenciana es festivo, y en mi pueblo los dos. Es típico llevar merienda en un cabasset (capazo), en el que no puede faltar la volteta o llonganissa de pascua, que es como un fuet muy fino y curvado y, por supuesto, hay que comerse la mona, que aquí es un bollo con un huevo hervido en el centro que tienes que esclafar en la frente de aquel o aquella por quien bebes los vientos (curiosa manera de mostrar amor). Es un día para echar unas risas a la sombra de un pino y se puede aprovechar para volar cometas o para que los niños aprendan juegos tradicionales, salten y correteen, ya sabéis, esas cosas que hacíamos los niños en el siglo XX.
Todo esto viene a que este año, como ha sido lluvioso, el campo estaba esplendoroso y lleno de aromas, pues en zona de secano una gotas de lluvia son una fiesta para la vista y para el olfato. Yo siempre digo que las hierbas aromáticas son uno de los mayores patrimonios de nuestro paisaje mediterráneo y sus usos en cocina, licorería y herboristería son infinitos. Tomillo, romero, cantueso, salvia, rabo de gat, pebrella...el caso es que el pasado lunes de pascua nos hicimos con un buen ramillete que pusimos a secar, y cuando vimos en el blog asaltado del mes, Per sucar-hi pa de Pilar Casanava estos fantásticos mini bundt cakes de naranja y romero no dudamos en hacer uso de alguna de esas hierbas. El resultado es este bundt que nosotros hemos hecho en grande y al que hemos cambiado poco, simplemente que al poner hierbas diferentes hemos preferido infusionarlas en la leche en lugar de ponerlas picadas, redujimos la cantidad de aceite y eliminamos la cobertura, que ya sabéis que los bizcochos nos triunfan tal cual. El rersultado, una masa muy líquida que te hace dudar cuando la metes en el horno, pero que sale muy pero que muy rica. Naranja, aceite de oliva y hierbas aromáticas. Más mediterráneo no se puede.

domingo, 26 de febrero de 2017

#asaltablogs: Pastel de pan de Mrmlada, con manzana

Febrero es un mes especial, empezamos cuatrimestre y es un pequeño principio de año para los que, como yo, trabajamos en el mundo universitario o somos estudiantes. Además, por aquí florecen los almendros y es como si ya se anunciase la primavera. De alguna manera despertamos de la hibernación (que este año el invierno ha sido especialmente frescurrero) y nos reactivamos. Como si de repente sacáramos un pie de debajo de la manta, un domingo por la tarde y notáramos, con asombro, que no se nos congela. Así que nos vamos a engrasar las bicis y a dar una vuelta, pero antes, vamos a quitarle las telarañas al blog y a hornear alguna cosilla. 

El caso es que un mes más aquí estamos atacando un blog en masa, hoy la red se inundará de recetas de la sinpar Elena, que con su blog Mrmlada nos deja siempre un dulce sabor de boca. Nosotros hemos escogido este pastel de pan que está ahora mismo dorándose en el horno, tal es la confianza que tenemos en lo rico que saldrá, y tal es el nivel de prisas con el que estamos trabajando últimamente. El caso es que es una receta de aprovechamiento, de las de toda la vida, en la que hemos cambiado los frutos rojos de elena por unos trozos de manzana que dan un toque aún más rústico y tremendamente apetecible.

Nota: Hecha la degustación, efectivamente, el nivel de confianza era justificado, y el pastel voló, literalmente, al buche de los tres devoradores que tengo por familia.