Bizcochos en cadena, especiados

Hace muchos años que existen las cartas en cadena. Había una que alguna vez llegó a casa, en la que tenías que enviar una peseta (sólo valían rubias) a quince personas diferentes con una carta igual a la recibida, avisando que si no hacías lo propio mil desgracias se abatirían sobre ti. Una cosa así te dejaba mal cuerpo para una semana, porque o bien sucumbías al "por si acaso" y fastidiabas a quince personas, o bien te quedabas con el runrún del "a ver si" hasta que pasados unos días veías que la desgracia no venía a por ti y respirabas tranquilo. Pues bien, eso se ha adaptado a las nuevas tecnologías en forma de mail, estado de facebook, mensaje de whassapp y todo aquello en lo que la tontuna humana pueda meter el hocico. Perezón, vamos.

Esta cadena de hoy, sin embargo, es mucho más simpática. Alguien te regala un vasito con un engrudo y una receta de cocina, se supone que es una porción de masa madre centenaria de un convento de Sevilla, el de las Carmelitas Descalzas, para hacer bizcochos celestiales que además dan suerte. A mi me pasó el vasito Mar, del blog amanoyamaquina, que os recomendamos visitar, y la verdad es que no pude resistirme a aceptarlo. Sin embargo, mi natural escéptico me hizo dudar enseguida. Y seguro que a vosotros también. Me diréis que esta masa madre no debe ser muy activa, dado que debemos ayudarla con levadura química, y tendréis razón, que tantos días de inactividad no hay fermento que los resista, y seguramente acertaréis, que las Carmelitas Descalzas de Sevilla se dedican a la encuadernación y a los bordados y no a la repostería (según su web en la que no se menciona su ya famosa masa madre). el caso es que huele a falso, de acuerdo, pero el proceso es divertido, y el resultado tiene un toque muy especial. Nosotros Nuestra conclusión (y conste que no hemos investigado a fondo) es que merece la pena hacerlo. Por si alguna vez os llega alguien con el vasito, aquí tenéis nuestra receta, cuya mayor innovación fue hacerla en moldes individuales y especiarla con gengibre, nuez moscada y vainilla.



Ingredientes:

Para la masa madre:
Masa madre de las Carmelitas Descalzas de Sevilla   
2 vasos de harina
2 vasos de azúcar
1 vaso de leche

Para el bizcocho:
Masa madre
2 vasos de harina
1/2 vaso de azúcar
1 vaso aceite de oliva suave
3 huevos
1 sobre de levadura química
1 pizca de sal
1 vaso de almendra molida
1 manzana troceada finamente
1 cucharadita de especias (nosotros gengibre, una pizquita de pimienta y nuez moscada, canela y esencia de vainilla)


Elaboración:

1. Jueves: Vierte el contenido del vaso que te hayan regalado en un gran bol. Añade un vaso de harina y uno de azúcar. No mezcles. Reserva en un rincón tapado con un paño.
2. Viernes: Mezcla el contenido del bol con una cuchara. Devuélvelo a su rincón.
3. Sábado y domingo: No hagas nada
4. Lunes: Añade un vaso de harina, uno de azúcar y uno de leche. No mezcles. Al rincón.
5. Martes: Mezcla el contenido del bol con una cuchara. Al rincón.
6. Miércoles, jueves y viernes: No hagas nada.
7. Sábado: Pon música y enciende el horno a 180º.
8. Separa tres vasos de la masa obtenida y mezcla el resto con los ingredientes del bizcocho.
9. Coloca la masa obtenida en uno o varios moldes (sale mucha cantidad) o bien en moldes de magdalena individuales. Hornea 45 minutos (o hasta que al pinchar con una brocheta, esta salga limpia). Si te decides por la opción individual, 20-25 minutos serán suficientes.
10. Disfruta de su esponjosidad y su sabor ligeramente ácido. Piensa que te estás comiendo un fermento que lleva matizándose durante siglos y "se non è vero, è ben trovato

Comentarios

  1. Tengo yo ganas de hacer este bizcocho es muy curioso y el resultado esta genial,eh!!Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sale y rico, sí que es verdad, todo es esperar que algún día la cadena llegue hasta ti...

      Eliminar
  2. Muchas gracias por la mención Pepe! El resultado tiene muy buena pinta. Gracias por seguir la "cadena" (en este caso no maligna, ja ja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pensar en mi parar regalarme esta historia y ese vasito de masa madre. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Las monjitas como saben! Una receta deliciosa! Menuda pinta que tiene! A ver si me llega a mi algun poquito de esa masa!! Jejejee.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es fácil que si ha llegado a Alicante, también haya una cepa de esa masa dando vueltas por Murcia, y cualquier día llega a tu playa. :D Un saludo!

      Eliminar
  4. Jajaj, me encanta la historia pero tengo por costumbre no abrir la puerta a monjitas, vigilaré las que llevan un vasito. Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues sí, hay que estar vigilante para saber cual es la monjita correcta. Un saludo!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pinta más rica tienen esas magdalenas/bizcocho en cadena! Y qué buena idea!! Esta fastidia menos que todas las cadenas perris que hay por ahí ^_^ Un besote!

      Eliminar
  6. Hace muchos años que tengo la masa madre(creo que 7 u 8) y muchas veces me he cuestionado eso mismo que planteas... si lleva masa madre, por que poner levadura???
    Un día tengo que prepara el bizcocho sin levadura... a ver que pasa!!!
    En verano congelo la masa madre y la saco ahora en este tiempo. Sea como sea, la verdad es que el sabor que le aporta es diferente... y a mi me encanta!!!
    Saluditosssssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares