Pan de Calatrava, de horchata y fartons

"Això és or, xata!" (Jaume I el Conqueridor)
Queridos lectores, hemos llegado a octubre pero parece que al clima le ha dado por contradecirnos y estamos pasando una semana de calentura en Alicante de tal magnitud, que estamos pasando más calor ahora que en el mes de Julio. Así pues, esta que iba a ser una entrada del rollo nostalgia del verano, para rememorar como echamos de menos las vacaciones y el calorcillo se ha convertido en una entrada veraniega sin más. Para cuando hace calor, pues, nada más refrescante y mediterráneo que un buen vaso de horchata. Y para mojar, fartons, uno de esos maridajes perfectos e insuperables que nos ofrece la cocina tradicional. Y si es perfecto e insuperable,  os preguntaréis, ¿por qué íbamos a complicarnos la vida convirtiéndolo en otra cosa? Pues tenéis razón, pero al fin y al cabo esto es un blog de cocina, y tendremos que cocinar algo, digo yo.

Así que nosotros os presentamos hoy la horchata con fartons de siempre, pero cocinada en forma de pan de calatrava. Este postre algo viejuno, especie de mezcla de flan y pudding, que os puede valer para cerrar una comida temática valenciana, si es que existe tal cosa, o para aquellos que no pueden o no quieren tomar lácteos. Si queréis hacer vuestros propios horchata y fartons podéis usar, por ejemplo, la receta de hoy cocina Vivi, y de paso enteraros de la leyenda del nombre de esta típica bebida y comprender el pie de nuestra foto. Pero para esto de hoy nos bastamos con los del super, y usamos hasta el caramelo líquido envasado. La primera versión fue sin añadir azúcar y quedó un poco sosainas, así que le hemos añadido un poco de dulzor optativo en la lista de ingredientes.

¿Vamos allá?



Ingredientes (para un molde rectangular tipo plum-cake):

8 huevos de gallinas felices (los que hay en mi super son pequeños)
1 litro de horchata
50 gr de azúcar (opcional)
1 paquete de fartons (te sobrará uno, quizás)
3-4 cuccharadas de caramelo líquido.

Preparación

1. Pon música y enciende el horno a 180º
2. Echa el caramelo líquido en el molde y extiéndelo por todo el fondo y las paredes. Puedes ayudarte de un pincel de cocina.
3. Corta cada fartón por la mitad a lo largo. Coge cada mitad y córtala a lo ancho, o viceversa.
4. Coloca los trozos resultantes en el fondo del molde, cubriendo bien y formando dos capas. 
5. En un bol amplio, casca los huevos. Añade el azúcar y bate hasta integrarlo todo bien.
6. Añade la horchata, que estará a temperatura ambiente, a la mezcla anterior. Bate con energía.
7. Añade la mezcla de 6 al molde, hasta llenarlo en sus tres cuartas partes. Verás que los fartons flotan. Es normal.
8. Coloca en una fuente honda y amplia una capa de unos 3 cm de agua. Coloca el molde en el centro.
9. Hornea todo el conjunto (es decir al baño María, por si alguien no se había percatado) hasta que el contenido del molde haya cuajado y al introducir una brocheta esta salga limpia. En mi horno, con la función aire, fueron unos 45 minutos.
10. Deja que se enfríe antes de desmoldar. Lleva luego a la nevera y sírvelo con parte del caramelo que ahora estará más líquido. El suave deje de la horchata lo hace delicioso y nada pesado. Bon profit!

Comentarios

  1. Me ha encantado esta receta, tengo que probarla sin falta, un pan de calatrava renovado. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás! Verás que el sabor de la horchata es muy sutil...nada pesado. Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. El pan de calatrava, es uno de mis postres favoritos...y justo lo tengo pendiente de publicar. Esta versión me ha encantado, qué ganas de que haga algo más de frío-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues si lo rpuebas ya me contarás. Yo estoy deseando también que el tiempo acompañe para encender el horno. Un saludo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. oooooooooooooooooh que cosa! Me encanta la horchata, podría subsistir sin tomar ninguna otra cosa, tengo un vicio que no es normal... me apunto este pan, maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por nuestra tierra es muy habitual, y la que se hace artesana en algunas heladerías es insuperable, nada que ver con la envasada del súper. Pero para un postre como el de hoy, te puede valer. Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares