Magdalena salada con nueces y roquefort

De entre todas las barbaridades que se hicieron en los años del boom de la construcción, y que nos han traído a esta larga travesía del desierto, una de las más potentes visualmente es la proliferación de rotondas y más rotondas rematadas por esculturas del más dudoso gusto. Para nosotros se lleva la palma la que da la bienvenida al "aeropuerto del abuelo" en Castellón, pero aquí podéis ver un compendio de las más ridículas. El caso es que nosotros, al contemplar la foto que acompaña este post, nos preguntábamos si dentro de tanto despropósito, a nadie se le había ocurrido poner en el centro de una rotonda una monumental magdalena con su copete bien hinchado, representando quizás a las cosas que se hinchan un poco artificialmente y que una vez devoradas no dejan más que unas migajas de nada.
Bueno, dejando a un lado nuestro poder de fantasear, hoy os dejamos con una monumental magdalena que salió con un copete así de bonito gracias a la infalible receta de Xavier Barriga, aunque con la salvedad de que en este caso es una magdalena salada. El contraste puede resultar algo extraño, pero resulta adictivo. Puede ser un entrante interesante para una comida de impacto, yo lo puse en un platillo de pan a modo de idem, pero también vale para un desayuno algo diferente o una merienda. Cambiar el tipo de queso y los frutos secos lo dejo a vuestro criterio, seguro que hay millones de combinaciones espectaculares. Y la fórmula sale siempre. Para ponerle una rotonda, vamos.




Magdalena salada con nueces y roquefort

Ingredientes:

125 gr de huevo (la receta original lo mide en gramos, suelen ser más o menos tres huevos)
100 gr de azucar
60 ml de leche
220 ml de aceite de oliva virgen extra
8 gr (medio sobre) de levadura química
5 gr de sal
1 trozo de queso roquefort
1 puñado de nueces troceadas

1. Pon música y bate enérgicamente huevos y azúcar.
2. Agrega la leche y bate. Agrega el aceite y vuelve a batir.
3. Mezcla harina, impulsor y sal en un bol.
4. Tamiza la mezcla de 3 sobre 2 y bate hasta que esté todo bien incorporado.
5. Tapa con un paño y déjalo en el frigorífico al menos 1 hora.
6. Enciende el horno a 200-220º y coloca papelillos de magdalena en un molde de idem.
7. Bate enérgicamente la mezcla del frigorífico y llena los papelillos hasta la mitad con ella.
8. Añade un poco de queso (con moderación, es un queso fuerte) y unos trozos de nuez a cada magdalena. Acaba de llenar los moldes con más mezcla.
9. Hornea las magdalenas a 200º entre 14 y 16 minutos (como es bien sabido, cada horno es un mundo)
10. Enfría sobre una rejilla y a disfrutar!



Comentarios

  1. Si no lo digo Reviento29 de febrero de 2016, 2:23

    Me encantan las magdalenas muchísimo,, de las rotondas ya...siempre por la derecha y aun y asi hay lio, (será porque soy zurda, digo yo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares