viernes, 30 de octubre de 2015

Helado fácil de plátano con galletas Oreo


De entre los descubrimientos del pasado verano (que acabó oficilamente hace más de un mes pero metereológicamente hace apenas una semana) entre otros que guardo para foros más privados (ejem, ejem) uno de los más interesantes es el de lo fácil que es hacer helados caseros bastante resultones, aunque sin la finura y cremosidad de los buenos artesanos o hechos con heladera, simplemente congelando plátano. La textura de por sí cremosa de la fruta canaria por excelencia da excelentes resultados una vez congelado, y podemos montar un postre bastante aparente con un mínimo esfuerzo.

A este tipo de preparación llegamos por dos vías, que confluyeron en este oscuro objeto de deseo que os presentamos. Vimos en un vídeo de facebook lo que parecía ser algo cercano a la receta más fácil del mundo, pero no nos acabamos de fiar hasta que en la web de El Comidista lo presentaron prácticamente igual y combinado con nectarina caliente. El periodista que aún lleva dentro el Tio Pep dio por contrastada la noticia y nos dispusimos a probarlo. No nos defraudó, aunque cuesta un poco más de batir de lo que parece en el vídeo, y necesitaréis una batidora de vaso con la suficiente potencia para picar hielo.

De la diferentes opciones que hemos ido barajando a lo largo de estos meses, la que más nos ha convencido es la de oreos, pero también con frutas rojas o cookies está muy rico. Y efectivamente, como en la versión de El Comidista, combinado con elementos calientes es ya directamente lujurioso.



Plátano helado con galletas oreo:

Ingredientes:

4 plátanos de Canarias maduros.
1 chorrito de leche.
1 paquete de galletas oreo.

Preparación:

1. Pon música
2. Corta el plátano en rodajas de unos dos cm. de grosor aprox.
3. Coloca las rodajas de plátano en una bandeja o bolsa amplia, de manera que puedan congelarse sin tocarse demasiado.
4. Congela el plátano (mínimo dos horas, sin máximo)
5. Coloca las rodajas de plátano helado en el vaso de la batidora y bate hasta lograr una especie de crema homogénea. Si cuesta mucho de batir, puedes añadir un chorrito de leche.
6. Incorpora las galletas oreo a trozos y vuelve a batir hasta que la crema coja un color uniforme de chocolate.
7. Extiende el resultado de seis en una bandeja o recipiente que puedas congelar (que quede un grosor de unos dos cm.)
8. Vuelve a llevar al congelador, por espacio de una hora, convenientemente tapado.
9. Si lo congelas completamente, sácalo del congelador  unos quince minutos antes de servir.
10. Se puede comer tal cual, servido en cuencos con un sacabolas, o acompañarlo del topping o toppings que queráis.  




2 comentarios:

  1. me encanta q el primer paso sea poner musica, jejeje. la verdad q es una maravilla de helado!!! me encanta

    ResponderEliminar
  2. Fácil y bien rico. Con esas oreos tiene que estar tremendo!
    Un besote ^^

    ResponderEliminar