martes, 2 de agosto de 2016

Zarangollo

El zarangollo es un plato típico de la gastronomía murciana, que viene siendo poco más o menos lo que en casa siempre hemos llamado "una fritangueta" aunque en nuestro caso es un plato de aprovechamiento de lo que uno pilla por la nevera, especialmente en verano, cuando calabacines, berenjenas, pimientos y otras delicias huertanas están en su apogeo. Mucho de eso hay también en nuestra receta de hoy, pero por si hay algún murciano en la sala os recordamos que para que se llame zarangollo no admite más que estos cuatro ingredientes más aceite y sal: calabacín, cebolla, patata y huevo. Nada más. Y nada menos. Porque estamos ante uno de esos platos sencillos de toda la vida que no necesitan florituras para estar buenísimos. El único secreto, en este caso, es que cuanto más lento lo haces, más jugoso y meloso te acaba quedando. Así que, despacito y buena letra, y tendréis un platazo impresionante que igual te soluciona una cena que te complementa un picnic playero. Porque además se puede consumir a temperatura ambiente sin mayores problemas.
La receta la hemos encontrado en el blog de Catina Barbero La Cocina de Catina, a la que le debíamos una receta, ella sabe por qué (véase entrada anterior). Aquí tenéis el enlace a las cocinas de esta cocinera de pro:   http://goo.gl/VgECHQ. Pasaros por allí que encontraréis auténticas delicias. Nosotros sólo hemos variado un pelín las cantidades (hemos quitado patata porque somos muy fans del calabacín) 




ZARANGOLLO

INGREDIENTES:

3 patatas
2 cebollas
2 calabacines
5 huevos
aceite de oliva virgen extra
sal

PREPARACIÓN:

1. Pon música
2. Pela las cebollas y córtalas en juliana.
3. Pela las patatas y córtalas en rodajas finas, como si fueras a a hacer una tortilla.
4. Pon aceite a calentar en una sartén honda (vale un wok, pero a fuego muy flojo, que el wok es muy bestia).
5. Cuando esté caliente, echa cebolla y patata y, removiendo de vez en cuando, deja que se vaya haciendo como unos doce- quince minutos.
6. Mientras, pela los calabacines sin esmerarte del todo (no queda mal un poco de piel) y córtalos en rodajas.
7. Pasado el tiempo de 5, echa los calabacines y, de nuevo removiendo de vez en cuando, deja que se hagan al menos 20 minutos.
8. Mientras, bate los huevos en un bol.
9. Incorpora los huevos a la sartén y repite la operación (fuego lento, remover de vez en cuando) hasta que cuajen.
10. Deja reposar y sirve acompañado de tostas, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario