Nocilla dream (tarta mousse de nocilla)


Todos (por lo menos todos los que éramos críos en los 80) tenemos en algún rinconcito del alma una rebanada de pan de molde, que entonces era simplemente bimbo, untada de nocilla, y una melodía sencilla pero resultona que es, en realidad, la primera receta de cocina que muchos aprendimos: ya sabéis: leche, cacao, avellanas y azúcar. Si alguien al leer esto no ha entonado mentalmente alargando la última aaaa, es que no tuvo infancia. Yo, la verdad, la nocilla no la veía más que en los cumpleaños, pero aún hoy perparamos unos cuantos sandwiches cada vez que nos juntamos los amigos para celebrar alguno, para regodearnos una vez más en nuestro patético peterpantismo. 

El poder de tótem generacional de esta marca que no debería citar tanto (porque no me pagan) queda claro en el hecho de que haya dado nombre hasta a una corriente literaria. Agustín Fernández Mallo escribió una trilogía con el nombre en el título (nocilla dream, nocilla experience y nocilla lab se llamaban los libros) y de ahí se empezó a denominar "Generación nocilla" a un grupo de escritores de más o menos la misma edad.

Hecho el apunte gafapastoso del día, vamos a lo que vamos. A una tarta de mousse de nocilla que está riquísima y no necesita horno, se hace muy fácil si sabes el truqui para montar nata y claras de huevo, que os explicábamos aquí, y si tienes la precaución de servirla muy fría, casi helada. Sea como homenaje a nuestra infancia o a la trilogía de Fernández Mallo (no en vano también es una trilogía de base, mousse y cobertura) el caso es que está buenísima y es un triunfo asegurado. La receta salió de esta del blog Bocados de cielo, aunque nosotros hemos cambiado la base de bizcocho por una de galletas y ellos cometieron el sacrilegio de llamarla "mousse de nutella", polémica en la que no vamos a entrar.




Vamos, pues, a ponernos al tema:


Ingredientes:

Para la base:
250 gr. de galletas tipo digestive
100 gr. mantequilla

Para la mousse:
400 ml. de nata.
2 claras de huevo.
200 gr. de nocilla (nosotros la ponemos negra, de dos colores es más auténtica).
100gr. de leche.
4 hojas de gelatina.
50gr. de chocolate para postres.

Para la cobertura:
100gr. de nata.
100gr. de chocolate para postres.
30 gr. de mantequilla.


Preparación:


1. Pon música y pon a fundir la mantequilla de la base en un cazo a fuego mínimo.
2. Desmenuza las galletas y tritúralas groseramente en la picadora (que quede fino pero no polvo)
3. Mezcla 1 y 2 con un tenedor y forra la base de un molde desmontable. Déjalo en la nevera.
4. En un vaso de agua fría, coloca las hojas de gelatina bien sumergidas para que se vayan hidratando.
5. Monta las claras de huevo. Reserva. Monta la nata. Reserva.
6. En un cazo, funde la nocilla y los 50 gr de chocolate con la leche a fuego bajo, sin que hierva. Cuando esté todo bien incorporado, aparta del fuego y añade la gelatina bien escurrida. Remueve hasta que se disuelva perfectamente.
7. Añade a 7 la nata montada, con movimientos envolventes para que no se baje. A continuación, haz lo mismo con las claras. Coloca el resultado en el molde, sobre la base que habíamos reservado. Alisa la superficie con una espátula. Introduce en la nevera hasta que cuaje.
8. Para la cobertura, mezcla los ingredientes en un cazo a fuego bajo hasta que estén bien incorporados. 
9. Añáde 8 a la tarta con cuidado, cubriendo toda la mousse. Introduce en la nevera durante unas doce horas. Si quieres acelerar el proceso, vale el congelador. Cuanto más fría esté mejor.
10. Disfrútala con aquella vieja canción del anuncio en la cabeza, ya sabes...leche, cacao, avell... 

Nota: Aquí tenéis nuestra tarta muy bien acompañada el día de la madre por una tarta de queso con mermelada de fresa que hizo Ana, mi cuñada, del blog Cosillas de Pasilda. Podéis imaginar lo bien que terminó ese día la comida.

Comentarios

  1. Que gran verdad... la nocilla, junto al bollycao (este último sin libro ni generación) fueron signo de nuestra época.

    Esto y los bocatas de chorizo y mantequilla tulipán con señor en helicóptero...

    Yo no soy muy de dulces ni de nocilla, pero tengo mis momentos revival...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda una infancia mirando al cielo a la hora del recreo por si aparecía el dichoso helicóptero y nada, nunca apareció Jajaja. Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Tiene una pinta deliciosa, lo probare, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leernos y comentar. Cuando pruebes, ya nos comentarás qué tal, que nos encanta el intercambio de impresiones

      Eliminar
  3. La redacción divertida y evocadora como siempre, la tarta lujuriosa y la báscula a tomar por culo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por el cumplido. Un saludo! Y en cuanto a la báscula, le daremos otra oportunidad hoy, que es lunes

      Eliminar
  4. He terminado cantando la cancioncita... ¬¬
    Qué pintaca tienen las dos tartas, seguro que terminasteis como bolitas!

    Me la apunto!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares