Ensalada templada de brócoli al vapor

¡Qué verde era mi valle!
Toda la vida de Dios (y de Facebook) se ha dicho que los lunes son un rollo. Volver al trabajo tras el fin de semana y tener cinco duros días por delante es como ver unas larga condena frente a ti (ojo, encima dando gracias de tener un trabajo) Si venimos de cometer algún festivo exceso, nos arrepentiremos el lunes nada más vernos en el espejo, por la mañana. Y eso convierte el lunes, también, en un día de buenos propósitos, inicios de dietas y salidas a correr. Todo muy deprimente. Eso sí, para compensar, se dice que si no fuera por los lunes no sabríamos lo chulos que son los viernes. También se ha escuchado decir que los fines de semana están sobrevalorados, porque a juzgar por el careto que traemos el lunes, nos sientan bastante mal a todos. Sea como sea, nosotros nos hemos puesto a equilibrar nuestro karma (y nuestra dieta, de paso) y hemos creado los lunes verdes para compensar nuestros viernes dulces. Pero mucho ojo: no queremos tomárnoslo como un castigo por nuestra glotonería y golosonería, sino como una oportunidad para reconocer que los vegetales, además de saludables y ligeros, son una fuente maravillosa de experiencias culinarias. Están muy ricos, siempre que nos salgamos un poco de la acelga demasiado hervida y la lechuga iceberg. Hoy, para empezar, vuelve el brocoli, que ya ha pasado por aquí en crema y con gratinado. Hoy viene al vapor, en ensalada y con una sabrosa vinagreta de sésamo tostado. Veréis como está de vicio.

Venga, a verdulear!     






Ingredientes (para dos buenas raciones)

Para la ensalada:

1 pieza de brócoli grandecita
2 huevos
1 puñado de nueces
10 tomates cherry
2 huevos, a ser posible de gallinas felices
1 pellizco de tomillo molido

Para el aliño:

4 cucharadas de aceite de oliva
media cucharadita de salsa Worcestershire (opcional)
media cucharadita de mostaza (de dijon para un toque picante)
una cucharadita de vinagre de jerez, de módena o similar (es decir, que sea medio bueno)
el zumo de medio limón
aprox una cucharada de semillas de sésamo
sal y pimienta

1. Pon música y corta el brócoli en pequeños arbolillos.
2. Pon los huevos en un cazo con agua fría al fuego. Cuando empiece a hervir, cuenta nueve minutos, retira del fuego y deja enfriar. 
3. Pon unos centímetros de agua en la olla expres, coloca sobre ellos la cestilla para cocinar al vapor, introduce en ella el brócoli, espolvorea el brócoli con el tomillo.
4. Cierra la olla y ponla a fuego fuerte. Cuando suba el pitorrito, o se ponga a girar la válvula, cuenta 
siete minutos (según modelo puede ser un poco más o un poco menos). Recuerda que queremos una cocción corta, es para una ensalada. Retira del fuego y deja que suelte todo el vapor antes de abrir la olla.
5. Pela los huevos y córtalos en cuartos.
6. Lava los cherry y córtalos por la mitad.
7. Pela las nueces o abre la bolsa de las mismas, si las compraste ya peladas.
8. En una sartén sin aceite, tosta ligeramente el sésamo, vigilando que no se queme.
en un bote o similar, introduce los ingredientes del aliño. Añade el sésamo caliente, cierra el bote y agita bien.
9. En una fuente dispon el brocoli tibio. distribuye sobre él las nueces y los tomatitos. Finalmente, corona con los huevos.
10. Aliña al gusto y a disfrutar sin remordimientos, porque es muy sano.


Comentarios

  1. Con lo que me gusta el brocoli, esta ensalada me encanta. Una buena opción sana y apetecible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pep!
    Ya era hora que alguien se acordára del brócoli!
    Después de estar viendo por un montón de blogs los cassoulets, esto me desintoxica!
    Bss
    Marisa

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el brocoli, y esta ensalada con todos esos ingredientes tiene que estar bien rica, me encanta como te ha quedado, llena de sabores y contrastes, muy rica!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares