domingo, 27 de abril de 2014

Asalto de abril: Pannacotta y pannacotta de fresa

La primavera es una señora muy simpática, pero también es un poco sinvergüenza si me permitís la expresión. Porque mientras nos regala campos floridos y deseos enardecidos de interactuar con nuestro entorno (de las más diversas manera, ya me entendéis) a la vez nos genera eso tan bonito que son las alergias primaverales, o sea que cuanto más te acercas a tu deseo, más desagradable puede ser la reacción que se produzca. Y moqueos aparte, qué se puede esperar de una estación que igual te dice que te altera la sangre, te acelera el pulso y te estresa de pura hiperactividad, que se inventa aquello de la astenia primaveral, una especie de síndrome que te deja chafado y hecho una piltrafa. Por no hablar del resfriadom que nos pillamos cada año el día que salimos a la calle en manga corta porque ayer sudamos la chaquetilla y precisamente en ese momento cambia el tiempo y nos congelamos. Total, que mucho cuidadito con la primavera, que es muy voluble.
Todo esto venía a cuento porque en la receta de hoy, correspondiente al asaltablogs del mes de abril y extraída de esta del fantástico blog Tartis y Más, utilizamos una fruta típicamente primaveral que también es un poco sinvergüenza: las fresas (en realidad fresones, que es lo que se comercializa) son esas frutas que te llaman la atención en el súper, tan rojas y tan preciosas que no puedes sino llevártelas a casa y en cuanto quitas el plástico a la cestita, empiezas a sacar unas pochas y otras tiesas como madera y te quedas con menos de la mitad que valgan la pena. como con la primavera, hay que andarse con cuidado con las fresas. Hecha esta salvedad (comprad más fresas de las estrictamente necesarias, porque alguna acabará en la basura, inservible) el postre de hoy es de lo más fácil y resultón que ha pasado por aquí. Ya veréis qué sencillito.




Ingredientes:

400 ml de nata para montar
200 ml de leche entera
80 gr de azúcar
1 sobre de gelatina neutra
350 gr aprox de fresones (necesitaremos 200 gr de puré de fresa)
1 cucharadita de esencia de vainilla

1. Pon música y lava los fresones. Escurre bien.
2. Quítales el rabito verde y deshecha las partes más duras y las más pochas. Trocea y coloca en el vaso de la batidora.
3. Bate hasta obtener un puré fino. Cuélalo para eliminar grumos y semillas. Reserva.
4. En un cazo, añade la nata, el azúcar, la vainilla y la mitad de la leche. Pon al fuego y remueve de vez en cuando.
5. Mientras, en el resto de la leche, disuleve el contenido del sobre de gelatina.
6. Cuando el contenido del cazo rompa a hervir (unos diez minutos) saca del fuego y añade 5.
7. Bate con unas varillas durante un par de minutos para que se integre todo bien.
8. Separa la mitad de la mezcla y llena hasta un tercio los vasitos o moldes que hayas elegido. Introdúcelos en la nevera.
9. Añade el puré de fresas al resto de la mezcla. Remueve y reserva en caliente.
10. Pasada media hora, saca los moldes de la nevera, acaba de llenarlos con la mezcla rosa y devuelve al frigorífico hasta que cuajen, mejor de un día para otro. 



18 comentarios:

  1. Hemos coincidido en el asalto jejeje, ya decia yo que quedaba poca panna cotta, jeje. Yo en vez de hacerla con las fresas, las deje fuera e hice un coulis :) Te quedo genial y que rica estaba verdad????
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Muy rica y muy bonita (estéticamente) esa combinación de sabores y colores!. Yo tengo la suerte de poder cultivar mis propias fresas en la huerta y nada comparable con su frescura y su sabor!. Excelente asalto. Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué postre tan rico y fresco! ahora que estamos en época de fresas debemos aprovechar todas estas recetas, un asalto estupendo compi
    Un abrazo
    Lxx

    ResponderEliminar
  4. Ya decía yo que cuando fui a robar esta receta no quedaba ni rastro, estaba aquí, jejejeje. Hemos coincido en el asalto, que a mí me resulto una delicia,

    Saludos compi de asaltos.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo me he quedado sin panna cotta, tanto ladrón suelto... jajaja. Me alegro que os gustara, a mí es que las fresas solos como que me parecen sosas, pero en postres me encantan!! Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Que bueno !!! con lo ricas que estan las fresas.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta cómo te ha quedado de bonito. En cuanto a la capulla de la primavera, yo la combato drogándome con loratadina desde finales de enero hasta finales de julio. No le doy ni opción. Y las fresas... lo que más me fastidia es que sean blancas!! Las recogen antes de tiempo para empezar a venderlas en navidades!!
    en fins. Con todo y con eso, has conseguido un resultado estupendo.
    Bss
    Beatriz

    ResponderEliminar
  8. Una delicia seguro!! Yo casi hago este postre pero al final me decanté por la pannacotta de vainilla

    ResponderEliminar
  9. Cacho perro, que delicia, pero precisamente hice la semana pasada panacota de fresas y ahora la tendré que retrasar. Un saludo, gran asalto

    ResponderEliminar
  10. Un postre que tengo pendiente desde hace mucho tiempo, ni siquiera lo he probado, pero imagino que estará delicioso con la pinta que tiene! Me encanta como te a quedado
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ohhhhhh, esa panna cotta está diciendome que le ataque!!!! Que rico!!!! Se me hace la boca agua!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Uhmm, qué sabor más rico!!.Nunca he probado la de fresa, tendré que animarme.
    Gran asalto.
    Besiños

    ResponderEliminar
  13. Muy chula tu receta y debe estar deliciosa!! Muy buena idea aprovechar la temporada de fresas!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Yo soy de las que a la primavera deja hecha una piltafra jajaja, así que me llevo uno de estos vasitos a ver si me repongo porque me encantan los fresones, aunque hay muchos que no saben a nada.

    ResponderEliminar
  15. Qué buena la panna cotta y las fresas ni te cuento, aunque sí que son un poco sinverguenzas, sí. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Qué rico! La panna cotta me encanta y nunca la he hecho con fresas. Lo de las fresas te entiendo perfectamente, ayer mismo comí unas que compré el otro día y la mitad medio pochas!
    Genial asalto.
    Muás
    Gallecookies

    ResponderEliminar