miércoles, 16 de abril de 2014

Galletas de mantequilla, hechas con sello


Hoy, una demora injustificada, una consulta científica y una recomendación blogueril. Tres por el precio de uno, en El Tio Pep. Los que nos sigáis en facebook os habréis dado cuenta de que esta receta lleva ya tiempo en cartera, porque publicamos estas mismas fotos con gran alborozo hace ya algún tiempo. Por aquel entonces alguien nos acusó de ser "unas malenis de libro" y del shock subsiguiente nos hemos resistido a publicarla todo este tiempo. El bribón en cuestión se llama Javier, dueño del blog cocinar con-ciencia que todos conoceréis por publicar las más acertadas crónicas de los realitys cocinillas de la tele. No debería recomendarlo porque me llamó Maleni, pero se lo perdonaremos, ya que esta entrada incluye una consulta para su sapiencia científica. 

A ver, Don Javier, el secreto para que estas galletas hechas con sello salgan con su forma perfecta y no se desparramen cual pinstrosity es que entren en el horno lo más frías posible, procedentes del frigorífico, truco que pillamos de esta entrada de Uno de dos. ¿A qué ley de la termodinámica responde esto? Espero su aportación en la zona de comentarios. 

Por lo demás, la primera versión que hicimos resultó un poco insulsa, así que les hemos añadido la almendra, que es un comodín. En cuanto al sello, lo compré impulsivamente en esa especie de hijo bastardo de un ikea y un bazar chino que son las tiendas Tiger. Es de silicona, algo más engorroso pero mucho más barato que los de verdad de la buena, pero funciona relativamente bien.



Vamos con la receta

Ingredientes:

100 gr. mantequilla
65 gr. azúcar glass
1 huevo mediano
150 gr. harina reposteria
125 gr almendra molida fina
1 pizca de sal
unas gotas de esencia de vainilla

Preparación:

1. Pon música y saca la mantequilla del frigorífico. Córtala en pequeños dados y déjala como media hora cogiendo temperatura.
2. Mezcla la mantequilla con el azúcar hasta obtener una pasta homogénea. Añade el huevo, la sal y la vainilla. Bate hasta que esté incorporado perfectamente.
3. Mezcla la harina con la almendra e incorpórala a la masa anterior hasta lograr una bola homogénea
4. Envuelve la bola en papel film y refrigera diez minutos para que coja algo de consistencia.
5. Coloca papel de horno sobre una bandeja del idem.
6. Saca la masa del frigo, haz pequeñas bolas del tamaño de una pelota de ping pong, colócalas sobre la bandeja y aplástalas con el sello hasta dejarlas de medio cm de grosor aprox.
7. Con un cuchillo, recorta los sobrantes de los bordes. Puedes utilizar los sobrantes para crear nuevas bolas y hacer aún más galletas.
8. Lleva la bandeja al frigo y deja que se enfríe al menos media hora (cuanto más esté mejor se quedan)
9. Enciende el horno a 180º y cuando esté caliente, hornea las galletas durante 12 min. aprox. (depende del horno, sabrás que están listas cuando los bordes estén ligeramente dorados)
10. Deja que se templen en la bandeja durante cinco minutos antes de enfriarlas completamente sobre una rejilla.  

5 comentarios:

  1. Ante todo muchísimas gracias por la mención, es un honor. Lamento tu tardanza en la publicación de esta receta, no te tenías que haber tomado,lo de Maleni como,un insulto ni mucho menos, quien no ha estado,tentado,alguna vez de comprar unos moldes en María Lunarillos o de cubrir unas magdalenas con una deliciosa buttercream de los cojones. En fin, que una tarde maleni-creativa en realidad la puede tener cualquiera.
    Sobre la duda planteada, ya tengo a mi equipo trabajando en ello y aunque barrunto que el alto porcentaje de mantequilla es la madre del cordero, en cuanto regrese de mis vacaciones te daré la respuesta que mereces.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte, yo también supongo que la mantequilla reacciona mejor si el cambio de temperatura es más brusco, pero espero tu explicación. Y no te preocupes, lo de que me tildaras de maleni es una burda excusa para justificar la tardanza. Un saludo!

      Eliminar
  2. El veredicto es que la mantequilla es el cemento que mantiene unida la estructura, cuanto más fría esté la masa al entrar al horno damos más tiempo a que la capa de fuera se endurezca y sustente la estructura antes de que la mantequilla empiece a derretirse y la galleta se deshaga. Un saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su sabiduría, profesor!

      Eliminar