Brownie (marroncete) clásico, con nueces


Hay muchas maneras de meterse en un marrón, desde mezclar mal los aditivos del agua de una piscina a tener un accidente en una cacería de elefantes y te pillen, pasando por blanquearle a tu churri unos euretes mientras "te se enamora el alma". Nosotros hoy, amigos, nos metemos también en uno. En un marroncete, que parece que así, chocolateado, dicho con diminutivo y en Inglés, es otra cosa. Y vaya si lo es, el único marrón en el que nos meteríamos de cabeza sin dudar una y otra vez, muy orgullosamente.

El brownie, que de eso se trata, nació según la leyenda del error de un cocinero que olvidó añadir el impulsor a un bizcocho de chocolate y al que el resultado le encantó. Nosotros le hemos añadido una pizca de bicarbonato (contraviniendo la ortodoxia), que le viene muy bien si no lo vais a comer entero en el momento de sacarlo del horno. Podéis prescindir de él, pero nosotros lo hemos respetado tal cual estaba en la receta original, que es esta del blog derechupete  y que de todas las que hemos probado es de las que más nos gusta. Es muy fácil, el único lío puede ser al hornearlo para que se le haga la costrita crujiente sin que se queme, y que se quede húmedo por dentro sin estar crudo. Un buen consejo es hornear con calor arriba y abajo al principio y cuando se haya formado la costra, quitar el de arriba y dejar, si tienes, la opción de aire. También se puede tapar con papel de aluminio pasado el primer cuarto de hora para que no se tueste en demasía. Lo mejor, como siempre decimos, es que tu horno y tú os conozcáis muy bien. No desesperéis, es mucho más fácil de lo que suena. Todo es ponerse.



BROWNIE CLÁSICO, CON NUECES

INGREDIENTES:

4 huevos
200 gr de chocolate para fundir
100 gr de mantequilla
150 gr de azúcar
80 gr de harina
3 gr de bicarbonato (media cucharadita)
1 chorrito de esencia de vainilla
50 gr aprox de nueces peladas

PREPARACIÓN:

1. Pon música y enciende el horno a 180º
2. Trocea el chocolate. Haz lo mismo con la mantequilla. No hace falta que te esmeres, lo vamos a fundir.
2. En un cazo, introduce la mantequilla y el chocolate. Ponlo al baño María o, si tienes inducción, a fuego mínimo. Remueve de vez en cuando hasta que se funda y se integre.
3. En un bol amplio, bate los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla pálida y espumosa.
4. Añade a 3 la esencia de vainilla, la pizca de bicarbonato y la mezcla de chocolate y mantequilla, sin dejar de batir.
5. Tamiza la harina sobre la mezcla anterior y bate hasta que se integre y no quede ni rastro de blanco.
6. Coloca papel de horno en la fuente o recipiente que hayas elegido (en función del tamaño quedará más o menos grueso al corte, lo ideal para estas cantidades es una bandeja de 20x20 aprox), que quede bien cubierto y ajustado, haciendo unos cortes en las esquinas lo acoplarás perfectamente.
7. Echa la mezcla de 6 en el recipiente.
8. Añade las nueces en trozos grandes por encima. Húndelas en la masa con un tenedor.
9. Hornea aprox media hora (según el horno, puede ser un poco más), hasta que se forme una costra crujiente y un maravilloso olor a chocolate inunde tu cocina.
10. Acompaña de chocolate líquido, de helado de vainilla, de frutos rojos,...o sírvelo solo, que también es triunfante.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares