Bundt Cake de limón




Esta entrada de hoy viene con dilema incluido. No es que sea un dilema en el que nos vaya la vida. en realidad es una de esas chorradas que en El Comidista llaman un "drama del primer mundo". Os cuento: Esta receta iba a titularse "el bizcocho más fácil de desmoldar del mundo", porque la primera vez que lo hicimos fue darle la vuelta y caer limpiamente sin dejar ni rastro en el molde. Pero el caso es que nos quedó un poco secaino y más aún, al día siguiente no había quien le hincara el diente sin mojarlo en el café con leche del desayuno. Así pues, segundo intento: unos minutos menos de horno, un acabado más tierno y un infierno para desmoldar. Se nos rompió y nos lo tuvimos que comer en privado. eso sí, la textura, mucho más tierna, era espectacular. Finalmente, en un tercer intento, nos costó medianamente desmoldarlo, pero el resultado fue más que digno, como veis en la foto, y el tema textura y sabor se pasaron con buena nota. Así que aquí tenéis el dilema: si lo queréis bonito y facilón, dejadlo un poco más en el horno y consumidlo enseguida. Si lo queréis rico rico, perdonadle que se queden unas migajas pegadas al molde y dejadlo unos minutos menos. También hay un punto exacto en el que el desmoldado funciona y la textura es la adecuada; igual algún día lo encontramos. 

Dicho esto, aquí tenéis nuestro bundt cake de limón, que está adaptado de esta receta de bundt de naranja del siempre solvente blog webos fritos. Uno de los sitios más recomendables y serios del cajón desastre en el que se ha convertido la cosa esta de la gastrobloguería. Vamos, lo contrario de nosotros.





Ingredientes:

150 gr de mantequilla + una pizca para el molde
300 gr de azúcar
6 huevos
2 limones
1 yogur
400 gr de harina
16 gr (un sobre) de impulsor químico (levadura royal)
Un pellizco de sal

Preparación:

1. Pon música y enciende el horno a 200º
2. Pon la mantequilla un minuto en el microondas a baja potencia. Reserva.
3. Exprime los limones y ralla la piel de uno de ellos. Reserva.
4. En un bol amplio, bate el azúcar con la mantequilla hasta obtener una crema lisa y brillante.
5. Añade un huevo y bate hasta que esté incorporado. Repite el proceso con los otros 5 huevos.
6. Añade el zumo de limón y el yogur y bate hasta que la mezcla sea homogénea.
7. Tamiza con un colador la harina y la levadura sobre la mezcla. Incoporala suavemente con una espátula, solo lo necesario para que la mezcla no tenga restos de harina.
8. Enmantequilla muy bien el molde, introduce la mezcla en el mismo, nivela con la espátula y dale un golpe contra la encimera, para que la masa llegue a todos los rincones.
9. Hornea sobre una rejilla a 180º durante 30 minutos, calor arriba y abajo. Reduce a 160º y sigue horneando otros 10-15 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta esta salga limpia (dependiendo del horno y el molde, como siempre, los tiempos pueden variar).
10. Deja reposar sobre una rejilla diez minutos exactos y dale la vuelta. No siempre funciona, pero cuando lo hace es como un milagro ver caer el bundt limpiamente sobre el plato. Si no sale a la primera, es recomendable dejarlo en el molde hasta que se enfríe...y que Dios reparta suerte.

Comentarios

  1. Como me gustan tus recetas, eres como yo, cocinar con música y si encima le ponemos una cervecita y un poco de vino mucho mejor, jejejej
    Te ha quedado de escándalo, alto y esponjoso.
    Un abrazo, :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares