Dos aperitivos servidos en cucharillas, para preparar con antelación

Os aseguro que si en estas fiestas navideñas hay unas palabras que me suenan a gloria estas son "está más bueno al día siguiente", y no es que alguna vez lo haya escuchado referido a mi mismo, que no, sino porque si tienes que cocinar para más gente de la que estás acostumbrado, quieres hacer cosillas algo más especiales y encima tienes la típica presión del  "a ver este, que dice que tiene un blog, por donde nos sale", no hay nada como recetas que se puedan tener preparadas con antelación y sólo requieran algún toque final a la hora de servir.
Asi pues, hoy nosotros os traemos dos aperitivillos que cumplen esta ley al 100% ya que los dos están mejor si se dejan de un día para otro. El paté de caballa ya apareció por aquí en uno de nuestros asaltos, y hoy lo preparamos con una tirilla de pimiento y un poco de huevo. En cuanto a la ensaladilla, puede ser una rusa de las de siempre o esta que nos hemos marcado nosotros, una ensaladilla de pollo que está inspirada en una muy rica que publicó el gran Pakus de Lazyblog en Directo al paladar: esta de ascendencia rumana. Ambas son requeteresultonas. Otro cantar son las presentaciones en cucharillas, asunto algo más controvertido, ya que están a un paso muy corto de entrar en la categoría de comidas pre-viejunas, como dirían en El Comidista. Dejo a vuestro criterio usarlas o no, pero yo digo sí: no hay mesa navideña que se precie sin algo de viejunez sobre ella.
Aprovechamos, por cierto, la coyuntura, para participar con esta receta en  el  #diadelaperitivo que se celebra hoy en la gastroblogosfera.





Dos aperitivos servidos en cucharillas, para preparar con antelación:

INGREDIENTES (para unas 20 cucharillas de cada):

Para la cucharilla de paté de caballa:

Una lata de caballa en aceite de oliva
120 gr de queso crema
1 cucharadita de mayonesa casera o suave
4 gotas de tabasco
Un chorrito de aceite de oliva, si fuera necesario
Para la cucharilla de ensaladilla de pollo:

2 patatas grandes
2 zanahorias
2 huevos de gallina
1 pechuga de pollo
5 pepinillos, si son de los pequeños, 15
unas cuantas alcaparras
12 aceitunas sin hueso o rellenas de anchoa
5 cucharadas soperas de mayonesa

Para decorar:

1 pimiento rojo asado, puede ser en conserva
1 docena de huevos de codorniz
1 puñado de picos, regañás o similares

PREPARACIÓN:

1. Pon música y dos ollas con agua y sal a hervir.
2. Lava las patatas y échalas a una olla. Echa en la otra la pechuga de pollo.
3. Pela las zanahorias y cuando las patatas lleven diez minutos hirviendo añádeles las zanahorias.
4. Diez minutos después, añade los huevos a la olla.
5. Diez minutos más tarde (media hora en total) apaga los fuegos, escurre todo y deja que se atempere.
6. Prepara el paté: Bate todos los ingredientes con la batidora de brazo, añadiendo un poco de aceite si cuesta mucho de batir. Aquí más detalles.
7. Si quieres un acabado como el nuestro, pon el paté en una manga pastelera, ciérrala bien y ponla en la nevera hasta el día siguiente. Si no, puedes guardarlo en un cuenco, bien cerrado con papel film.
8. Pon los huevos de codorniz en un cazo, cúbrelos de agua, ponlos al fuego y lleva a ebullición. Deja que hiervan cuatro minutos. Escurre y deja atemperar.
9. En un bol, mezcla la zanahoria, la patata y la pechuga cortadas en taquitos de un cm aprox. Añade las aceitunas, los huevos duros, los pepinillos y las alcaparras finamente picados. Por último, añade la mayonesa y remueve bien, pero con cuidado, para que queden trozos de patata y zanahoria bastante enteros. Guarda en la nevera hasta el día siguiente.
10. Al día siguiente, un rato antes de servir, monta las cucharillas. En unas, pon un poco de paté con la manga o una cuchara, añade medio huevo de codorniz y una tirita de pimiento. En las otras, pon una bola de ensaladilla coronada con un pico o regañá. Pero esto es solo una sugerencia. Sed imaginativos, que es lo mejor.

Comentarios

Entradas populares