Gazpacho historiado

Yo me pasaría de mayo a octubre tomando gazpacho sin parar. Es un primer plato perfecto para el verano, y es facilísimo de hacer porque admite cualquier proporción de los ingredientes en función del gusto de cada consumidor. No tiene más secreto que ir probando y rectificando hasta dar con el sabor y la textura que buscamos. Los ortodoxos de esta sopa me dirán que soy un sacrílego porque a mi me gusta hacerla sin pan y con muy poco protagonismo del ajo, la cebolla y el pimiento. Pero siempre me queda la posibilidad de cambiarle el nombre a "sopa fría de tomate al aire de pepino" y quedar como un rey...de la pedantería.

Me vais a tener que perdonar por traeros una receta como esta en pleno noviembre, tan veraniega y refrescante ella. Evidentemente, es preferible que esperéis a hacerla cuando sus ingredientes estén en temporada. Se trata de un gazpacho un poco barroquizado y con variaciones que preparé para una comida en casa. Tuvo mucho éxito, la verdad. Esta vez le dimos una vuelta más y sustituimos el ingrediente principal por melón. Esto tampoco es que sea el colmo de la innovación, pero al añadir jamón a la guarnición le sumamos una especie de mirada irónicamente nostálgica al mítico y anticuado entrante tan del gusto del ínclito Mikel López Iturriaga

Y es que en realidad los auténticos protagonistas de este plato son los tropezones, que contrastan y combinan entre sí tanto en sabor como en color. En este caso los langostinos eran congelados y tanto los picatostes como el jamón picado eran comprados del súper, pero podéis complicaros la vida tanto como queráis y el resultado ganará en calidad.





Pues nada, sacad la batidora y vamos con la receta:

Ingredientes

Para el gazpacho viejuno:

Medio melón.
Un tomate maduro.
Media cebolla tierna.
La cuarta parte de un pimiento verde.
Aceite de oliva.
Vinagre de manzana.
Sal, pimienta, unos cubitos de hielo.

Para la barroca guarnición:

Huevos de codorniz
Tomatitos cherry
Langostinos cocidos
Picatostes tostados
Jamón picado fino

Preparación:

1. Pon algo de música y agua a hervir en un cazo.
2. Pon los huevos en otro cazo, añade agua y ponlos al fuego. Cuando hierva, espera 5-6  minutos y apaga.
3. Haz un corte en forma de cruz a los tomatitos en el culete. Escáldalos unos 20 segundos en el agua hirviente, pásalos a agua helada y pélalos con suma facilidad.
4. Pela los huevos y los langostinos. Abre el paquete de jamón picado y la bolsa de los picatostes.
5. Pela y trocea la cebolla, el melón, el tomate y el pimiento.
6. Bate las verduras en la batidora con un buen chorretón de aceite. Añade sal, pimienta y vinagre, con moderación.
7. Prueba. Rectifica. Bate. Prueba. Rectifica. Bate. Prueba. Rectifica. Bate...
8. Si la batidora es lo bastante fuerte, añade unos cubitos de hielo y vuelve a batir. Repite 7. Las veces que haga falta.
9. En platos o cuencos individuales, coloca la guarnición acabando con el jamón.
10. Sirve con el gazpacho aparte en una jarra o sopera, muy frío. Si no está recién hecho, dale un último meneo de batidora antes de sacarlo a la mesa.

Comentarios

Entradas populares