martes, 2 de abril de 2013

Risotto verde de champiñones y espinacas

Parece un contrasentido que la primera receta de arroz de un bloguero alicantino sea un risotto, pero la razón es puramente práctica: todos por aquí tenemos impreso a fuego en la cabeza, el corazón y las papilas gustativas, ese arroz perfecto que suele coincidir con el de nuestro padre en un domingo de campo, nuestra abuela en aquellas reuniones familiares de mesa interminable o el chiringuito playero favorito de nuestras infancias, cuando podíamos pasarnos todo el día al sol sin crema protectora, pero era peligrosísimo bañarse hasta pasadas dos horas del último bocado. En suma, que con tal cúmulo de símbolos sagrados y nostalgias varias es muy difícil competir. Y no seré yo quien se atreva, que ya sabéis que estamos medio empezando en esto de los fogones y no es cuestión de ir por la blogosfera haciendo el ridículo.  Mucho mejor una receta extranjera para pegarse el pegote de arrocero y salir del paso con algo de dignidad. Así, si te dicen, por ejemplo: "Nene, este arroz está engachado", puedes responder: "Es que es así", y quedarte tan ancho. 

La fuente de nuestra receta es esta de  JaviRecetas, pero hemos añadido las espinacas y reducido la cantidad de arroz. Allí encontraréis, además, buenos consejos sobre el risotto y un enlace a la mejor manera de hacer un caldo de verduras. El risotto parece muy complicado, pero mi experiencia es que no tiene mayor secreto que prestarle un poco de atención y que el caldo sea bueno. Porque el caldo aquí lo es todo, ya que el arroz lo que hace es absorber todo su sabor. Yo seguí a pies juntillas las instrucciones que os enlazo arriba, pero le añadí también unas espinacas para potenciar el sabor y el color verdes del plato final. Y fue todo un éxito. Eso sí, quizás motivado por la ausencia de italianos en la mesa de ese día.


Venga, en media hora está listo. ¿Nos atrevemos?

Ingredientres (para dos)

100 gr arroz.
1/2 litro de caldo de verduras aprox (mejor que sobre que no que falte) al que habremos añadido unas espinacas para hacerlo más verde.
200 gr. de champiñones.
1 puñado de espinacas (yo usé congeladas, pero no se lo digáis a nadie, fueron dos cubiletes de las que vienen el hojas, no picadas).
50 ml vino blanco.
1 diente de ajo.
1/2 cebolla pequeña (entre 50 y 75 gr.).
40 gr de mantequilla.
30 gr. queso rallado (preferiblemente parmesano).
Aceite de oliva, sal.

 Preparación:

1. Pon música y pica finamente el ajo. Reserva. Pica, también finamente, la cebolla. Reserva.
2. Lava los champiñones y quítales la parte más terrosa. Córtalos en rodajas finas. Reserva.
3. En una sartén, echa un poco de aceite. Sofríe el ajo hasta que se dore, pero sin quemarse. Añade los champiñones, sala ligeramente, da unas vueltas y deja que se vayan haciendo. Cuando lo champiñones hayan perdido el agua que hayan soltado, añade las espinacas y da unas vueltas. No dejes que se hagan demasiado.
4. Mientras, en una cacerola, añade 30 gr. de mantequilla y un buen chorro de aceite de oliva. Deja que se funda y añade la cebolla. Rehoga a fuego medio.
5. Pon el caldo a calentar en un cazo, tiene que estar muy caliente, llegando a hervir suavemente. Prueba y rectifica de sal (tiene que estar tirando a salado, para que el arroz no quede soso)
6. Cuando la cebolla esté transparente (serán unos diez minutos), agrega el arroz y sofríelo un minuto. Añade 3 y remueve.
7. Moja con el vino blanco y deja que se evapore. Añade un cazo de caldo, y deja que se evapore sin dejar de mover suavemente el arroz. 
8. Repite 6 cuantas veces sean necesarias durante los siguientes 20-25 minutos, hasta que el arroz esté listo y la textura sea lo bastante cremosa, controlando el fuego para que la evaporación nos ea demasiado rápida, pero sí constante. Esta es la clave. No es mala idea tener a mano más caldo caliente del necesario por si nos hiciera falta. 
9. Llegados a este punto, solo queda bajar el fuego y añadir los 10 gr de mantequilla restantes junto con el queso y remover hasta que todo funda y ligue.
10. Sirve inmediatamente, y disfrutad de su perfecta combinación de cremosidad, aroma y sabor.

 


6 comentarios:

  1. Me encantan los risottos, y este tiene una pinta fantástica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ser el primero, no salió mal. Un saludo!

      Eliminar
  2. Lo acabo de hacer y ha salido buenísimo! Menuda cenita más rica...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Marta! Me encanta saber si las recetas salen, y si gustan, pues ya es la repera. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias por la receta, Pep. La hemos hecho hoy para comer y nos ha quedado riquísima. Puede que el ingrediente secreto fuese la música del punto 1. ;-) Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejar el comentario. Por cierto, me he pasado por vuestra web y la he visto muy interesante! Un saludo

      Eliminar