Coca de atún y cebolla, con pimiento


La coca es una receta muy típica de nuestra tierra, con un carácter muy mediterráneo. De una u otra manera, se pueden rastrear preparaciones parecidas desde la pizza italiana a  la pastela marroquí, pasando por la absolutamente maravillosa "coca amb tonyina" que es tradición comerse en Alicante la noche del 21 de junio para dar comienzo a la fiesta de "les fogueres de Sant Joan". Esa coca amb tonyina (tonyina significa atún, para los monolingües) es una maravillosa masa aromatizada con anís, rellena de un sofrito de atún en salazón y cebolla. Algo que, si está bien hecho, te reconcilia con el género humano en el instante del primer bocado. Sublime, de verdad. De cara a Junio intentaremos imitarla, ya veremos si conseguimos siquiera acercarnos.

Esta coca no tiene nada que ver con la nuestra de hoy, que también lleva atún, pero en aceite, y no va cubierta, sino abierta. Es más modesta, pero también está muy buena. Es una típica coca de masa de pan (poco más o menos), que por aquí se hace con casi cualquier cobertura. Puede ser de verduras, añadir embutidos, sardinas saladas (quizás la versión más típica), o llevar un entreverado de morcilla o manteca roja (versiones tan supercalóricas que dicen que inspiraron el pan élfico del camino a Tolkien). Hoy, atún y cebolla, combinación ganadora, con un añadido de pimiento rojo, que le aporta carácter. La especie de mini marinado que hemos hecho con las verduras, es de cosecha propia, pero queda bien. La receta de la masa es de mi hermano, que no en vano vive en el epicentro de la coca alicantina (por mal que suene) que es nuestra vecina localidad  de Agost. Y está tomada del blog de su mujer, cosillas de pasilda, que ya os hemos recomendado en alguna ocasión.



Vamos, a amasar, que sé que os gusta:  

Ingredientes:

Para la masa:

210 ml de agua
210 ml de aceite de oliva vírgen extra
500 gr de harina
7 gr de sal
25 gr de levadura fresca (un cubilete)

Para la superficie:

2 cebollas (aprox. 300 gr una vez limpias y picadas)
1 pimiento rojo (aprox. 200 gr idem)
2 latas de atún en aceite de oliva (aprox 200 gr. escurrido)
1 chorrito de aceite
1 chorrito de vinagre de Jerez
1 chorrito de zumo de limón
sal

Preparación:

1. Pon música y enciende el horno al mínimo
2. Pon papel de horno a una bandeja del idem. Mezcla la sal y la harina en un bol. Reserva.
3. Enciende el grifo del agua caliente y cuando salga tibia, añade 210 ml de agua a un vaso medidor
4. Incorpora el aceite y la levadura troceada. Bate hasta que todo esté bien mezclado. Pasa la mezcla a un bol amplio y sigue batiendo.
5. Ve añadiendo la harina sin dejar de batir, hasta que la pasta no permita trabajar con el batidor. Pásate, entonces, a las manos. Amasa un buen tiempo, hasta conseguir una bola elástica y consistente que no se pegue a las paredes del bol.
6. Coloca la bola en la placa de horno e introdúcela en el mismo mientras preparas el resto de ingredientes.
7. Pica finamente la cebolla y el pimiento. Escurre y desmiga el atún. Mézclalo todo bien con un chorrito de aceite de oliva, otro más pequeño de vinagre y otro aún más pequeño de limón. Remueve bien y reserva.
8. Saca la bola del horno y extiéndela bien hasta cubrir toda la placa. debe quedar una capa fina con un reborde algo más grueso. Introdúcela de nuevo en el horno y deja que crezca durante una hora más o menos.
9. Sácala de nuevo. Pon el horno al máximo. Reparte bien el picadillo de 7 sobre toda la superficie. Espolvorea ligeramente con sal. Espera unos diez minutos a que el horno se caliente.
10. Introdúcela en el horno, baja la temperatura a 200º y hornea durante 20 min, o hasta que veas que se doran los bordes. Deja que se enfríe antes de hincarle el diente.

Comentarios

  1. Un poquito de Historia Gastronómica.
    Hay varias hipótesis sobre el origen de la pizza, y a su vez al origen de las cocas mediterráneas.
    Se dice que la idea de hacer una masa de pan, ponerle cosas encima y hornearla es una receta del ejército romano.
    Las cocas son rectangulares y las pizzas al peso en Italia también porque la masa se cocía sobre el escudo de un legionario. La masa cubría el escudo, se le añadía la mezcla superior y se ponía al fuego. Los escudos de la legión romana eran rectangulares, de ahí la forma tradicional del producto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el toque de erudición que tan bien nos viene por aquí!

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta! Me encanta la mezcla de ingredientes!! Seguro que está super rica!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Raúl! Pues sí que estaba buena, la verdad, anímate a probarla y me dices ;D

    ResponderEliminar
  5. Gracias! la haremos en breve porque es comida buena y barata, ésta y la de espinacas con tomate! ya enviaremos fotos del resultado. Un saludo. Las Sinpelas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares