Club de lectura: The Hummingbirgd Bakery cookbook


Esta entrada de hoy, que va un poco de quedar guay, más que de empezar una sección donde hablaremos de libros, debería empezar diciendo "la última vez que estuve en Londres...", pero como en realidad fue la primera y hasta la fecha única vez que he estado en la capital del Reino Unido, esto me crea un pequeño dilema moral entre mi parte guayona y mi parte de hombre sencillo y sincero (de donde crece la palma). Un dilema muy fácil de dilucidar, no os penséis. Hecha esta aclaración, vamos allá:

La última vez que estuve en Londres, me encontré caminando por Notting Hill una pequeña librería llamada Books for Cooks que, como su nombre indica, es un establecimiento dedicado en exclusiva a los libros de cocina de toda clase y condición. Un sitio lleno del encanto ya un poco tópico del barrio, con un pequeño patio al final, de paredes de ladrillo, donde se pueden degustar, en no más de cuatro mesas y una minibarra, algunas de las delicias contenidas en los libros puestos a la venta. Todo muy London, vamos. Como en una espiral de lo cuco y de lo mono, como en un apoteósico juego de muñecas Rusas chyc, encontramos: dentro de Londres, el barrio; dentro de este, la librería; dentro de ella, un libro con las recetas de pasteles cuidadosamente presentados y fotografiados de una pastelería llamada The Hummingbird bakery, especializada en repostería americana de la de verdad, y que ahora ya tiene, según su web, al menos seis establecimientos en la ciudad. Y para acabar de rematarlo, dentro del libro, o más bien en la portada, una recomendación de la mismísima Gwyneth Paltrow (que dice que va a The Hummimbird a comprar pasteles para las ocasiones especiales, ¿no es para comérsela?) 

Y aunque toda esa conjunción parece llevarnos indefectiblemente a la muerte por cursilería, resulta que te conquista. Porque todo eso que, pongamos por caso, en Alicante sería un horror de afectación e impostura, en Londres como que queda bien, no sé si me entendéis. Será que uno va predispuesto, o será que de verdad allí sí saben hacer estas cosas. El caso es que, remitiéndonos al libro, las fotos son preciosas y muy cuidadas, pero de alguna manera todo mantiene cierto aire casero y artesanal, casual y espontáneo que unido a la ausencia de escultóricas decoraciones de fondant resulta muy de agradecer. Hay que decir que las recetas están muy bien adaptadas a los utensilios domésticos no industriales,  aunque es posible que tengáis que adaptar un poco los tiempos de cocción. Yo he hecho algunas con muy buenos resultados, y tiene una sección de barritas de cereales que tienen una pinta buenísima y con las que voy a experimentar pronto. Lo normal es que a las recetas americanas haya que rebajarles la carga de azúcar, pero estas ya están bastante "europeizadas" y no quedan demasiado empalagosas. Total, es bastante recomendable. Y además, acaba de salir la versión española del libro, que ya podéis encontrar en vuestra librería de confianza, o en cualquiera de las de internet.

Lo que sí me quedó pendiente fue una visita a alguna sede de The Hummingbird Bakery, pero eso lo dejaremos para la segunda, quiero decir la próxima, vez que visite Londres.

 

Comentarios

  1. Y ahora que nos has puesto los dientes largos... ¿nos deleitarás con alguna de las recetas de este libro?

    ResponderEliminar
  2. Lo intentaremos, la verdad es que tiene recetas interesantes. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares