Coliflor al horno


Ayer hice una especie de encuesta (de fiabilidad estadística cero) aprovechando ese invento que es el chat del Whatsapp. De entre los amigos que estaban disponibles un domingo a mediodía, fueron muchos los que renegaron de la coliflor y si los sumamos a los que dijeron que a ellos ni fu ni fa, los detractores de esta verdura que hoy presentamos fueron mayoría. También apareció alguna fan incondicional, pero no fue ni mucho menos una tendencia representativa. Esto ilustra, además de que los blogueros hacemos cosas muy raras los domingos, las pocas simpatías que despierta nuestra protagonista de hoy.

Una fama inmerecida, eso sí. Por lo que a mi respecta, no es más indigesta, ni da más gases (con perdón) ni huele peor que otros alimentos con mejor fama. Es versátil y su peculiar sabor tiene mucha gracia, si se la sabes encontrar. Sana y hermosa, con esa blanca palidez que parece que le vaya a cantar Anny Lennox, con esos ramitos en forma de árbol africano o de nube de primavera. Casi que me pongo tontorrón con ella, pero es que le coges cariño. Así que hoy toca reivindicar la coliflor. Nosotros la ponemos al horno, en una preparación parecida a la clásica con bechamel, aunque en este caso la crema prescinde de la harina. Por no pasarnos aligerando, no sea que nos llamen sanos o algo peor, le añadimos unas tiras de bacon y unos huevos. La receta original es de directo al paladar, pero yo le he reducido la cantidad de leche. Resultado: más que una salsa cremosa para mojar, que era lo que esperaba, me quedó cuajada, casi como una tortilla o un relleno para quiche. Una equivocación que dio pie a un hallazgo porque el resultado estaba buenísimo. Sólo que igual hay que cambiarle el nombre a la receta.




Sea como sea, vamos allá:

Ingredientes (para 4 personas o 3 tragaldabas):

1 coliflor mediana (una vez limpia y troceada, unos 500 gr)
200 ml de leche
2 huevos
80 gr de queso rallado de la variedad que prefieras, pero que funda bien.
50-60 gr de tiras de bacon.
sal, pimienta negra, nuez moscada.  

Preparación:

1. Pon música, enciende el horno a 200º y ve calentando agua.
2. Separa la coliflor en ramilletes, eliminando las hojas verdes y las partes más duras de los tallos.
3. Cuece los ramilletes a fuego vivo con un poco de sal, entre diez y doce minutos. Mejor 10, imprescindible evitar pasarse.
4. En el vaso de la batidora, echa la leche, los huevos, la mitad del queso y un toque de nuez moscada.
5. Bate 4 con alegría.
6. Una vez cocidos los ramilletes, escúrrelos bien  y repártelos en una fuente de horno. Añade por encima las tiras de bacon.
7. Echa el contenido de 5 sobre 6, bañando bien toda la coliflor.
8. Espolvorea el resto del queso por encima, añade una pizca de sal.
9. Introduce en el horno, en la parte de arriba, hasta que se dore. Vendrán a ser unos 20 minutos.
10. Muele algo de pimienta por encima y sirve inmediatamente.
 

Comentarios

  1. Como dije en la encuesta: la coliflor con bechamel me gusta, y esta receta es casi como me la como yo.

    Por cierto, querido cocinero: ¿qué haces con el beicon? Sospecho que en algún punto se te ha olvidado incorporarlo a la receta. Quizá en 8.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón! Es lo que tiene publicar los lunes por la mañana. Yo el bacon lo añado antes, en el punto 6, pero en el 8 también vale, y quedará más tostado.

    Por cierto, cómo es mejor escribirlo, bacon o beicon? Quizás lo mejor sería utilizar panceta. :D

    Gracias por estar ojo avizor!

    ResponderEliminar
  3. Yo, siendo muy "fans" del brócoli, me veo en la obligación de defenderlo frente a su prima albina. Aunque me imagino que esta receta valdrá igualmente para el brócoli, ¿no tío Pep?

    ResponderEliminar
  4. Pues no la he probado, pero supongo que sí, la cuestión es probarlo y andarse con ojo en los tiempos. Seguro que queda de un verde precioso. Gracias por pasarte por aquí, Mar!

    ResponderEliminar
  5. Lástima no haber visto la entrada hace 3 horas porque hoy hemos cenado coliflor al ajoarriero y esta receta tiene una pinta estupenda. Sin duda, la próxima vez la haré de esta manera. Me encanta la coliflor, no a mi marido que es de los que dice que no se cree que a alguien le pueda gustar esta verdura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coliflor al ajoarriero? Nunca lo había oído. ¿Qué es, con patata y ajo, como el susodicho ajoarriero? Eso tiene que estar de muerte, cuenta, cuenta...

      Eliminar
  6. Bueno, suena más laborioso de lo que lo hice, que fue versión exprés. Sofreí ajos laminados, añadí pimentón de la Vera y un chorro de vinagre. Esta mezcla la echas por encima de la coliflor, que la hice al vapor :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares