lunes, 14 de enero de 2013

Croquetas de calabacín

Definitivamente tengo que aprender a hacer mejor la compra. El otro día leí que lo que diferencia a un cocinero de verdad de uno de chichinabo (entre los que me incluyo) es que el primero cocina en función de lo que compra y no al contrario. Esta especie de mea culpa viene principalmente porque durante estas fiestas compré calabacines, casi en las antípodas de su temporada, ya que es una verdura veraniega cuyo apogeo se da en las últimas semanas de agosto. La verdad es que los vi tan verdes y tan brillantes, con una forma tan perfecta (sin connotaciones freudianas, no seáis suspicaces) que los compré sin pensar que podían ser puro plástico. Un poco de eso debía haber porque al final no los utilicé para la comida de ese sábado y duraron un montón en la nevera esperando su oportunidad. Espero que me lo perdonéis como un error de novato.

El caso es que finalmente su oportunidad les llegó a los calabacines en forma de croqueta. Estábamos comentando mi señora madre y yo la vieja costumbre de hacer croquetas con las sobras del cocido de Navidad y nos dimos cuenta de que llevábamos sin comernos una croqueta hecha en casa desde la última vez que consultamos el teletexto, poco más o menos. Algo debió despertar esa conversación, porque mi madre (mucho más sabia y mejor cocinera que yo) hizo unas fabulosas croquetas de bacalao y yo rebusqué en la nevera y en la red para estrenarme en el mundo croquetil, y de nuevo aquellos viejos calabacínes plastificados se cruzaron en mi vida.

La receta es, básicamente, la del blog Las recetas de Fófo, aunque yo le reduje la cantidad de leche y harina para que quedaran menos contundentes y se notara más el calabacín. También cambié la mantequilla por aceite. Los cambios resultaron bastante acertados. Y el resultado bastante digno, muy suave y de textura cremosa. También le añadí un poco de sésamo y unas pipas peladas al pan rallado del rebozado, pero lo hice con tanta moderación y me quedé tan corto que apenas se notaban y los he eliminado de la receta publicada. Pero es una buena idea para el futuro.




Aquí tenéis la receta:

Ingredientes (una docenita o algo más, según tamaño):

Un calabacín grande o dos pequeños (unos 400 gr).
Media cebolla.
60 gr de harina.
300 ml de leche.
1 huevo.
Aceite de oliva vírgen extra.
Sal.
Pan rallado.

Preparación:

1. Pon música. Pica la cebolla. Ponla a pochar en una sartén con un chorro generoso de aceite.
2. Trocea el calabacín en dados y añádelo a la sartén cuando la cebolla esté transparente. Sala ligeramente.
3. Pocha a fuego lento removiendo de vez en cuando hasta que esté todo bien hecho (unos 25 min) y los calabacines hayan perdido el agua que habrán ido soltado.
4. Pon la leche en un tazón y caliéntala en el microondas unos dos minutos.
5. Añade la harina (tamizala para más seguridad) y da unas vueltas hasta que se dore ligeramente.
6. Agrega la leche caliente y remueve hasta formar una pasta homogénea que se despegue con facilidad de las paredes de la sartén.
7. Coloca la pasta en una fuente honda, tápala con papel film y deja que se enfríe completamente. Una vez bien fría, incluso de la nevera, incluso a la mañana siguiente, forma las croquetas en forma de pequeños cilindros.
8. Prepara un cuenco con huevo batido, uno con pan rallado y un plato con papel absorbente.
9. Pasa cada croqueta sucesivamente por huevo y pan rallado.
10. Fríelas de una en una o como mucho de dos en dos en una sartén pequeña con abundante aceite muy caliente. Déjalas en el papel para que pierdan el exceso de aceite.


11 comentarios:

  1. ¿Y cómo les has dado esa forma tan perfecta? Es lo que más pereza me da siempre de hacer croquetas, he probado con dos cucharas, con las manos e incluso con manga pastelera pero nunca me salen con la forma que me gustaría. Esta receta cae seguro, me pasa lo mismo que a ti y tengo dos calabacines esperando en la nevera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la verdad es que no sé muy bien como, yo lo hice con las manos y digamos que las perfeccioné al rebozarlas, achatándoles los lados. También influyen dos cosas:

      1.La pasta de esta receta en particular es bastante densa y se moldea con facilidad (cuando las saqué del frigo pensé que se iban a quedar como piedras y habría que tirarlas, pero no, quedaron muy bien una vez hechas)

      2.La croqueta de la foto es la mejor de todas, lo cual no quiere decir que todas fueran tan bonitas.

      Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien leyendo una receta, de verdad.
    Me has alegrado la tarde, que panzá a reir me he pegado.
    En mi casa lo de chichinabo es muy habitual, pero al leerlo en otro lado no he podido más que recordar otros tiempos y la sisa floja que me ha entrado.
    Oye las croquetas, desde luego increibles.
    Un abrazo para tí y un besote a tu mami que se lo merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber contribuido a unas risas! Gracias por pasarte y dejar el comentario!

      Eliminar
  3. Lo de los calabacines solo en verano? se pueden conseguir casi todo el año todo el año, ya que hay varias campañas, y dependiendo de la variedad se planta en una epoca u otra. Los que hay ahora en los mercados provienen casi todos de Almeria y marruceos, en unos meses pasaremos a los de murcia, un mes de descanso y otra vez a Almeria. Ah, me dedico a esto. jeje lo has notado?
    La receta estupenda y lo del sesmao y las pipas para los rebozados me lo apunto, los quicos triturados también van muy bien.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración, ahora me siento menos culpable por haberlos comprado fuera de temporada. También es verdad que he leído en muchos sitios que la temporada natural del calabacín es el verano. Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  4. ..je.je..pepe..que bien te explicas!!..
    las recetas tienen una pinta espectacular..felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patri, espero verte menudo por aquí!

      Eliminar
  5. Nunca se me hubiera ocurrido hacer croquetas de calabacitas pero sin duda las probaré. En estas latitudes tenemos calabacitas todo el año así que no nos sucede que estén fuera de temporada. Me encantó tu blog

    ResponderEliminar
  6. No se que m gusta mas, la receta o la forma de escribirla. Genial!!
    Las he hecho y han kedado muy xo k muy bien.
    Divertido y delicioso. Desde hoy mismo tienes una nueva fan.
    Lna

    ResponderEliminar