Cocido con pelotas del día de Navidad




En ocasiones, en el día de hoy, 26 de diciembre, festividad de San Esteban, parece que la Navidad sólo tenga dos cosas positivas: Que sólo pasa una vez al año y el cocido que nos comimos ayer en casa de mis padres. Esto es fruto del empacho, que conste, en realidad tiene más cosas positivas, pero como llevamos tanto tiempo viéndolas en la tele, pues han acabado también por empacharnos. Pero por muy alto que sea el nivel de hartazgo de hoy, hay algo de lo que nunca me canso. La fabulosa tradición de esta obra de lenta representación en cuatro actos que ocurre, invariable, cada 25 de Diciembre. Una enorme olla roja que borbotea al fuego como una marmita de poción mágica y de la que salen por turnos el caldo, las pelotas, los vegetales y las carnes. Nada más y nada menos.

Sin ánimo de empezar una discusión terminológica, lo llamaremos “cocido con pelotas” porque es el castellano más aproximado a este “puchero amb tarongetes” que llamamos por aquí, y que en correcto valenciano deberíamos llamar “carn d’olla”, que es como dicen en Cataluña. Y es que este es un plato que se repite en muchos puntos de nuestra geografía con pocas variaciones. Pocas variaciones, pero muchas versiones. Al menos una en cada familia. Esta es la de mi madre, así que hoy la receta no es mía, sino suya. Lo más curioso de esta versión es la poca cantidad de carne de cerdo (ni hueso de jamón, ni tocino, ni morcilla). Igual somos una familia de conversos, vete a saber. Os aviso que ayer en casa nos juntamos doce, así que las cantidades que damos son para una mesa bien larga.



Ingredientes aproximados (para 12 personas y sobras para otro día)

Las verduras:

250 gr. judías verdes
2 ramas de apio
4 cardos
2 nabos
2 zanahorias
4 patatas medianas
400 gr garbanzos

Las carnes:

Medio pollo de corral, de buen tamaño.
Un muslo de pavo.
Un puñado de yemas de gallina (de las de dentro de la gallina, se entiende)
Unos buenos trozos de ternera: 500 gr  de garreta y otros 300 costilla, por ejemplo.
1 hueso de ternera, de la rodilla.
2 blanquets (morcilla blanca de estas tierras)

Las pelotas:

500 gr de carne picada de ternera
500 gr de carne picada de pollo
250 gr de carne picada de cerdo
La miga de un pan de medio kilo, de hace dos días
6 huevos
Ralladura de dos limones
Perejil picado
Un puñado de piñones
Azafrán en polvo (colorante alimentario), sal.

Y además:

Azafrán en hebra, 2 papelinas.
Agua, varios litros.
Sal.

Preparación:

1. Llama a tu madre y dile que vas a comer el día de Navidad, o bien pasa a 2.
2. Con unas 20 horas de antelación, pon los garbanzos en remojo.
3. A la mañana siguiente, pon los garbanzos en la olla, añade una buena cantidad de agua fría, hasta llenarla un poco por encima de la mitad y ponla al fuego.
4. En cuanto hierva, añade las piezas de ternera.
5. Espera a que vuelva a hervir y añade el pollo y el pavo. Deja que hierva como una hora.
6. Mientras, mezcla los ingredientes de las pelotas. Mezcla bien.
7. Con zumo de limón en las manos, forma pelotas del tamaño de las de tenis, más o menos.
8. Pasada la hora, añade a la olla apio, cardos, nabos y zanahorias. Dejar cocer una hora más.
9. Añade las pelotas, las yemas, las patatas y las judías. Añade el azafrán, y pon sal. Deja que cueza todo a fuego lento otra hora, o hasta el momento de servir. Rectifica de sal justo al final.
10. Sirve el caldo en forma de consomé, sopa de fideos e incluso arroz. Continúa con las pelotas. Sigue con los garbanzos y las verduras. Acaba con la carne. Celebra cada bocado. Buen provecho.






Comentarios

  1. Me encanta el cocido y en mi casa lo comíamos por mi cumpleaños, en febrero que suele hacer frío.
    En Nochebuena cenábamos una sopa cubierta con pelotas.
    Ahora que tengo la receta, intentaré hacer un día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares