Mantecados de aceite

 Si el lunes nos pusimos modernetes y sofisticados con las palmeritas de queso, hoy seguimos nuestra cruzada calórico-navideña echando un vistazo a nuestros orígenes, en especial a la versión más básica y primordial de los mismos. Hoy nos ponemos otra vez manos a la masa para juntar únicamente tres ingredientes y hacer estos mantecados de aceite que de puro simples nos remiten a lo más esencial de nuestro mundo mediterráneo. Bien pensado, deberíamos llamarlos "aceitados" porque de manteca no tienen más que el nombre. Son pues, perfectamente vegetarianos (probadlos con harina integral y ya me diréis) y más sanos que los hechos con grasas animales. Tampoco es que esto importe mucho, os recuerdo que estamos aquí para emborracharnos de calorías hasta Reyes, pero siempre podemos hacernos la ilusión.

El caso es que estos mantecados (o aceitados), también heredados de la abuela Encarna y su cuaderno mágico, de los que ya hablaremos más otro día, tienen un sabor suave con una reminiscencia del aceite que hemos utilizado en la masa, y una textura crujiente ayudada por el azúcar que llevan por encima. Y se deshacen en la boca casi como un polvorón, pero sin su sequedad. Una auténtica delicia, vamos. Resulta imposible hacer más con menos. La única advertencia es tener en cuenta que si tienen que tener un deje a aceite, más vale que éste sea vírgen extra de la mejor calidad. Siendo así, el éxito está asegurado.


Vamos, pues, con la receta:

Ingredientes (para unas 40 unidades)

250 ml. de aceite de oliva virgen extra de buena cosecha y tal y tal
400 gr de harina
250 gr. de azúcar
azúcar con canela para espolvorear

Preparación:

1. Pon música y enciende el horno a 200º.
2. En un cazo, pon el aceite al fuego y deja que se caliente sin que llegue a quemarse.
3. Tamiza la harina en un bol y añade el azúcar.
4. Echa el aceite caliente por encima y remueve con un accesorio.Cuando se haya templado, amasa a conciencia con las manos, como a ti te gusta.
5. Pon papel de hornear en la placa del horno, y otro sobre la encimera.
6. Extiende la masa sobre el papel de la encimera hasta dejarla de 1 cm. de grosor aproximadamente y haz figuras con un cortapastas.
7. Ve colocando los mantecados sobre la placa del horno. Espolvorealos con una mezcla de azúcar y canela.
8. Hornea a 180º unos 18-20 min.
9. Saca la placa del horno y deja que se atemperen antes de moverlos a una rejilla. En caliente son muy quebradizos.
10. Una vez fríos pueden empezar a disfrutarse.

Comentarios

  1. Fundamental utilizar un AOVE de máxima calidad. ;)

    ResponderEliminar
  2. no me gusta el aceite de oliva, no se puede hacer con aceite de girasol?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absoluta y rotundamente no. La gracia de esta pasta está en el uso de un buen aceite de oliva virgen extra. Para hacerlo con girasol o cualquier otro es mejor hacer otras preparaciones.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares