Tomates cherry confitados



El otro día me pasaron unos amigos el menú que un restaurante cercano ofrecía para la cena de Nochevieja, y me llamó poderosamente la atención el nombre de un plato que aparecía entre los entrantes y el principal. Una especie de primero, se supone. Decía, literalmente, "mezclun de lechugas con ahumados y sherry confitado". Si ya es risible llamar a la ensalada "mezclum de lechugas", escribirlo con n es casi el colmo de la horterada. Es como ponerle a tu local tu nombre más una "s" con apóstrofe, si te llamas, pongamos por caso, Marcos (quedaría un Marcos's estupendo). No tengo nada que objetar a los ahumados, pero después de mucho pensar, decidí que el Sherry confitado no podía ser una reducción de Jerez cualquiera y estuve tentado de llamar a preguntar. Finalmente, decidí por mi cuenta que se refería a tomates mini. De la variedad Cherry, vamos. ¿A que nos lleva todo esto? Sencillamente, a que me entraron unas ganas locas de confitar tomatitos, y como tenía unos cuantos en la nevera, pues me puse a ello.

Conviene recordar que confitar no es lo mismo que hacer confituras, ni que caramelizar, ni que escarchar, por mucho que tengamos un trauma con esas "frutas confitadas", resecas e incomibles, que todo el mundo (o casi) aparta del roscón de Reyes y que servían para hacer bulto en las cestas de Navidad, cuando había cestas de Navidad. No, amiguitos, confitar es una técnica culinaria que consiste mayormente en cocinar algo en grasa a baja temperatura durante largo tiempo. Probablemente habréis oído hablar de esta técnica en platos de pescado (bacalao confitado, una pura maravilla) y también os vendrá a la mente esa cima de la civilización que es el francesísimo confit de pato (cocinado durante horas en su propia grasa). Hoy confitaremos tomates cherry en aceite de oliva. Esta preparación  puede servir, efectivamente, para sofisticar una ensalada o "mezclum de lechugas". Pero también en tostas o cocas, como guarnición, acompañando unos quesos, o simplemente solos, como aperitivo, con unas escamas de sal por encima. Recetas hay muchas, nosotros los hemos aromatizado con laurel y tomillo y los hemos pelado antes de introducirlos en el aceite, pero si queréis una segunda opinión, podéis bucear en la red y elaborar vuestra propia versión.





Pues vamos a ello:

Ingredientes:

250 gr de tomates Cherry.
350 ml de aceite de oliva.
2 hojas de laurel.
Unos 15 granos de pimientas variadas.
Unos toques de tomillo picado.
Una cucharada de azúcar moreno.

Preparación:

1. Pon música y agua a hervir. Prepara también un bol con agua y hielo.
2. Pon el aceite a calentar a fuego suave (en mi caso al 3 de la inducción).
3. Añade laurel, pimienta, tomillo y azúcar. Da unas vueltas.
4. Haz a los tomates un corte en forma de cruz en el culete. 
5. Introduce los tomates en el agua hirviendo unos segundos y pásalos al agua helada.
6. Pela los tomates.
7. Añade los tomates al aceite, reduce el fuego al mínimo (en mi caso al 1 de la inducción) y déjalos al menos hora y media.
8. Déjalos enfriar antes de consumir, o bien 9
9. Puedes conservarlos en tarros esterilizados, sumergidos en su aceite, y te aguantaran bastante, como una conserva. 
10. Colando el aceite, que no ha llegado a degradarse por el calor y ha adquirido un magnífico sabor a hierbas con un deje de tomate, podrás reutilizarlo para aliños y sofritos.


Comentarios

  1. Francamente, no sé de dónde ha salido el término "mezclum". Si querían decirlo en Latín, hay otros términos porque "mezclum" no existe en esa lengua.

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba: en la próxima comida en casa comeremos atún confitado con hojas de lima.
    Y yo sí me como la fruta escarchada tanto del roscón como de la cesta.
    Pero la receta me ha parecido interesante, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. me ha encantado la manera,simples y practica de darnos esta receta,muy buena..........gracias

      Eliminar
  3. Rubén, tú que me conoces sabes que soy poco del azúcar extremo, así que para mi la fruta escarchada es el demonio! Estoy deseando probar ese atún, porque la verdad es que eres un as en la cocina, aunque te asesoraré en la próxima vajilla que te compres jejeje. Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita. Me quedo por aquí olfateando... y disfrutando del buen humor.

    ResponderEliminar
  5. Soy cocinero y en todas las cocinas que he trabajado a la ensalada se le llama mezclum por la mezla que lleva de diferentes materias vevegetales
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola!! fuiste parte de mi receta en #Masterchef!! gracias, es genial tu plato Mousse de Palta con champiñanes http://envia-cocinalight.blogspot.com.ar/2014/04/mousse-de-palta-con-champinones-segunda.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares