Crema de puerros


Hoy declaramos una tregua en la cruzada de dulces navideños que hemos emprendido últimamente para presentar una crema sencilla pero que también nos da para un primero de menú de fiesta invernal. Su ingrediente principal es el puerro, esa verdura de plena actualidad, característico sabor y precioso aspecto. A mi me gusta mucho, es como un jóven alocado y altivo que mira por encima del hombro a la cebolla y la llama vieja gorda con sus amigos los ajetes en el botellón. Volveremos a verlo por aquí en lo que queda de invierno. Fabulaciones de lunes aparte, aquí el puerro viene combinado precisamente con cebolla, que lo suaviza, triturado y coronado por un chorrito de aceite de oliva. Eso es todo, aunque en su interior el plato esconde unos taquitos de jamón que le dan el toque de sorpresa y un poco de pan que aporta contundencia al conjunto. Se puede tomar tanto fría como tibia o tan caliente como queráis. Si el invierno no estuviera desbarajustado os diría que caliente, pero hoy estamos a diecinueve gradazos del ala en Alicante y es 17 de diciembre, así que tibia será mejor. Definitivamente, la climatología conspira contra las sopas.

Con las proporciones que os indico sale una crema bastante densa, si os gusta más fina no tenéis más que aumentar la cantidad de agua. Y si sois amantes de lo untuoso, podéis sustituir la leche por nata y aumentar la proporción de mantequilla. Y si sois de las hordas anti lácteos podéis prescindir tanto de la una como de la otra. Haced lo que queráis, vamos. Hay recetas, como esta de hoy, muy adecuadas para el toque personal. La responsabilidad, eso sí, será vuestra.


Esta de aquí es mi versión:

Ingredientes (unas siete raciones):

1 cebolla y media
5 puerros
1 patata
1 litro y medio de agua
1/2 vaso de leche
Taquitos de jamón
Picatostes tostados
Mantequilla, aceite de oliva, sal, pimienta, nuez moscada

Preparación:

1. Pon música y corta la cebolla en juliana. Haz lo mismo con el puerro, deshechando las capas exteriores que estén demasiado duras.
2. Calienta un buen chorretón de aceite de oliva en una olla. Añade una nuez de mantequilla y deja que funda.
3. Agrega la cebolla y rehoga unos diez minutos. Suma la patata cortada en trozos y da unas vueltas.  
4. Añade el puerro y sigue rehogando hasta que los ingredientes estén blandos (unos 15 minutos más, a fuego suave).
5. Mójalo todo con el agua y la leche, sube el fuego un poco. Añade sal y unos toques de pimienta y nuez moscada.
6. Cuando hierva, baja el fuego y deja cocer suavemente una media hora.
7. Tritúralo todo con la batidora en la misma olla hasta obtener una crema fina. Rectifica de sal.
8. Dispón en los platos unos taquitos de jamón y unos picatostes (pocos, que crecen).
9. Añade la sopa por encima en la cocina o en la mesa, que crea más expectación. Corona con unas gotas de buen aceite de oliva vírgen extra.
10. Enarbola la cuchara y disponte a disfrutarla.

Comentarios

  1. Muchas gracias por comentar y recomendar la receta, la verdad es que es una crema muy rica y muy fácil de hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares