Les quatre iguals



Hoy traemos, para seguir con la serie de dulces navideños (aunque ya me están entrando ganas de una buena ensalada, y sólo estamos a mitad de mes) una receta que es una marca de fábrica familiar. Supongo que no será sólo en mi familia, porque es en realidad una combinación muy simple, pero muy efectiva, de cuatro ingredientes básicos en la despensa de nuestros antepasados, amasados (muy amasados) en exacta proporción de cantidades iguales. De ahí su nombre.
Así pues, hoy voy a hablaros (me perdonaréis) de tradiciones familiares en casa de los Sirvent. Esta pasta o mantecado o como queráis llamarlo es desde siempre la estrella de las Nochebuenas en casa de mi abuela, mi madre y su generación las repiten cada Navidad, y ahora nosotros, los treintañeros, también nos hemos subido al carro. El otro día, mientras preparaba los almendrados para este vuestro blog, supe con gran alegría que mi sobrino de apenas tres años había disfrutado mucho ayudando a amasar y cortar su primera hornada de quatre iguals. Parece, pues,  que por ahora la tradición pervivirá al menos otra generación.

por tanto es inevitable que en la cena de nochebuena nos juntemos con todo un repertortio de versiones. Y es que, a pesar de su sencillez, les quatre iguals son como la huella dactilar, no hay dos iguales. Depende del tipo de horno y del tiempo de horneado,  la temperatura, la cantidad de azúcar que le espolvorees, el tiempo de amasado, el molido de la almendra, etc. Las posibilidades son infinitas, y la única de que salgan mal es que se quemen, cosa que es más fácil de lo que parece, así que estad vigilantes y triunfaréis.




Hala, a amasar!

Ingredientes (para unas 50 unidades, pequeñas)

200 gr harina.
200 gr azúcar.
200 gr almendra molida.
200 gr manteca de cerdo.

Preparación:

1. Enciende el horno 200º y pon música.
2. Mezcla bien en un bol amplio harina, azúcar y almendra.
3. Añade la manteca a temperatura ambiente.
4. Amasa hasta conseguir una bola homogénea.
5. Pon papel de hornear en la placa del horno, y otro sobre la encimera.
6. Extiende la masa sobre el papel de la encimera hasta dejarla de 1 cm. de grosor aproximadamente y haz figuras con un cortapastas.
7. Ve colocándolas sobre la placa del horno. Espolvoréalas con una mezcla de azúcar y canela.
8. Hornea sin que se quemen. Mi versión: 12 min a180º con calor arriba y abajo en la altura 4 del horno.
9. Saca la placa del horno y deja que se atemperen antes de moverlas a una rejilla. En caliente son muy quebradizas.
10. Disfrútalas pensando en la importancia de la familia o viendo El Padrino.


Comentarios

  1. Hola Pep,
    Aunque no son horas de ponerse a hacer galletas, da la casualidad que lo tengo todo, y me han entrado ganitas de tener esas galletas para desayunar mañana por la mañana, aunque no sea aún Navidad. Voy a hacer la mitad de cantidad, que 50 son para un regimiento.
    Saludos
    Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es buena hora para mantecados, por lo menos hasta que en unos días nos hayamos hartado de dulces y matemos por una buena ensalada. Estoy deseando que nos cuentes tus impresiones!

      Eliminar
  2. Hola Pep!
    Galletas horneadas ayer por la noche.
    Las hice redondas, que estrellitas no tengo.
    Galletas finiquitadas en el desayuno.

    Ahora tengo que hacer más porque les ha parecido que he hecho el rata!. Sólo 23 galletas para 5 tragaldabas. No te digo más.

    Bss y saluda a tu sra. abuela.
    Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La saludaré de tu parte, seguro que le hace ilusión, como me ha hecho a mi la reacción de tus desayunantes. Me encanta que se hagan nuestras recetas y que gusten y más viniendo de un blog tan chulo como el vuestro, Marisa, así que te animo a publicarlas jejeje estaría superorgulloso de verlas en el mito!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares